Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr

«Los Cuatro Acuerdos» del mexicano Miguel Ruiz es un libro fácil de leer cargado de sabiduría tolteca; cuanto más se lee, más profundo es el significado que adquieren sus palabras.

Don Miguel Ruíz nos da una muestra de sabiduría tolteca mediante “Cuatro Acuerdos” que desarrolla a lo largo de la que se considera como una de las obras más emblemáticas y representativas del conocimiento precolombino. Sin intención de desvelar cuáles son los famosos 4 Acuerdos, a través de ellos el autor nos invita a: tomar conciencia del poder de la palabra; dejar de protagonizar el papel de víctimas que atribuye al exterior la causa de sus males; preguntar todo en tanto derecho inalienable; y, dar lo mejor dentro de nuestros límites.

10 frases de «Los cuatro acuerdos» para reflexionar:

La domesticación es tan poderosa que, en un determinado momento de nuestra vida, ya no necesitamos que nadie nos domestique…Estamos tan bien entrenados que somos nuestro propio domador…Ahora nos domesticamos a nosotros mismos según nuestro sistema de creencias. […] “…necesitamos una gran valentía para desafiar nuestras propias creencias; porque, aunque sepamos que no las escogimos, también es cierto que las aceptamos”.

Estar vivos es nuestro mayor miedo. No es la muerte; nuestro mayor miedo es arriesgarnos a vivir: correr el riesgo de estar vivos y de expresar lo que realmente somos. Hemos aprendido a vivir intentando satisfacer las exigencias de otras personas”.

Nadie, en toda tu vida, te ha maltratado más que tú mismo. El límite del maltrato que tolerarás de otra persona es exactamente el mismo al que te sometes tú”.

Si quieres vivir con alegría y satisfacción, debes hallar la valentía necesaria para romper esos acuerdos que se basan en el miedo y reclamar tu poder personal. Los acuerdos que surgen del miedo requieren un gran gasto de energía, pero los que surgen del amor nos ayudan a conservar nuestra energía e incluso a aumentarla”.

Ser impecable con tus palabras significa utilizar tu energía correctamente, en la dirección de la verdad y del amor por ti mismo. […] Puedes medir la impecabilidad de tus palabras a partir de tu nivel de autoestima. La cantidad de amor que sientes por ti es directamente proporcional a la calidad e integrad de tus palabras. […] Ser impecable con tus palabras es no utilizarlas contra ti mismo.”

El motivo de que estés atrapado es lo que llamamos <<la importancia personal>>. La importancia personal, o el tomarse las cosas personalmente, es la expresión máxima del egoísmo, porque consideramos que todo gira a nuestro alrededor. […] Nada de lo que los demás hacen es por ti. Lo hacen por ellos mismos”.

Los demás tienen sus propias opiniones según su sistema de creencias, de modo que nada de lo que piensen de mí estará realmente relacionado conmigo, sino con ellos. […] Pero lo que te duele no es lo que yo digo, sino las heridas que tienes y que yo he rozado con lo que he dicho”.

Cuando te acostumbres a no tomarte nada personalmente, no necesitarás depositar tu confianza en lo que hagan o digan los demás. Bastará con que confíes en ti mismo para elegir con responsabilidad. Nunca eres responsable de los actos de los demás; sólo eres responsable de ti mismo. […] Dirás <<Te amo>>, sin miedo a que te rechacen o te ridiculicen.”

Hacemos todo tipo de suposiciones porque no tenemos el valor de preguntar”.

La verdadera libertad está relacionada con el espíritu humano: es la libertad de ser quienes realmente somos. […] El primer paso hacia la libertad personal consiste en ser conscientes de que no somos libres. […] El primer paso es siempre la conciencia, porque hasta que no seas consciente no podrás hacer ningún cambio.”