La Disfagia como punto de inflexión