Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Tumblr
Tumblr

Raimon Samsó es un coach consciente que ha dedicado sus últimos años a escribir e impartir talleres sobre temas relacionados con el coaching y el dinero. El libro que marcó su vida y que hizo que abandonara el sector bancario para dedicarse de lleno a lo que le apasiona fue <<Un curso de milagros>>. En este artículo hablaré sobre uno de su bestsellers: <<El código del dinero>>.

ÍNDICE DE CONTENIDO
1. Cuestiónate las creencias que tienes sobre el dinero.
2. ¿Se puede ser rico y espiritual?: el caso de Osho.
3. ¿Cuál es el mensaje clave de <<El código del Dinero>>?
4. La delgada línea entre exigir responsabilidad del Estado y hacernos responsables de nuestro patrimonio.
5. Conclusión


1. Cuestiónate las creencias que tienes sobre el dinero

En primer lugar, Samsó nos invita a cuestionarnos las creencias sobre el dinero. Esto es muy importante porque las creencias condicionan la vida que vivimos, en pocas palabras “somos nuestras creencias”. De acuerdo con Samsó, algunas de las creencias que la gente suele tener respecto al dinero –y las cuales tilda de irracionales– son: “no me interesa el dinero”, “no puedes ser rico y espiritual”, “pobre pero honrado”, “el dinero no es importante”, “el dinero corrompe”, “el dinero es sucio”, etc.

Lo anterior se ve de manera más clara si analizamos más de cerca las creencias de nuestra familia. Es común crecer en entornos familiares donde nuestros padres o abuelos vivieron en carne propia la escasez. Ese fue mi caso, en parte, y puedo decir que la idea que tuve arraigada durante mucho tiempo fue la que “no hay recompensa sin sacrificio”. Por supuesto el dinero no cae de los árboles, pero una cosa es el sacrificio y otra cosa muy distinta es la paciencia y la disciplina. Con el sacrificio sufres, con la paciencia y la disciplina puedes llegar a disfrutar.

Por cierto, si eres de esas personas que se gastan todo el dinero (sin importar sin tienes mucho o poco), lo que debes hacer no es enfocarte en ingresar más, sino en cambiar tu mentalidad. Se trata de pulir tu inteligencia financiera puesto que el dinero es un efecto de la mentalidad que tienes.

El código del dinero te ayuda a identificar tus creencias en torno a él, a cambiarlas por otras potencializadoras, a generar consciencia financiera y a poner en práctica las claves para emprender.

Y es que las creencias no solo se instalan a nivel individual, sino que también en el imaginario colectivo. Pongamos como ejemplo la creencia de la escasez. Muchas personas piensan que en el mundo predomina la escasez, sin embargo, en el planeta predomina la abundancia y la riqueza material. Pero ojo, porque la abundancia se da siempre y cuando respetemos los ciclos naturales de la tierra. En el caso de la riqueza material ésta existe en cantidades industriales, lo que pasa es que está mal distribuida. A propósito, un informe de OXFAM de enero de 2020 sacó a la luz que “milmillonarios del mundo poseen más riqueza que 4600 millones de personas”. Como puedes ver, la desigualdad en el planeta es abrumadora.


2. ¿Se puede ser rico y espiritual?: el caso de Osho

Tomaré como ejemplo la creencia “no puedes ser rico y espiritual” para hablar del caso del gurú Osho.

Confieso que cuando vi el documental “Wild Wild Country” juzgué a Osho por sus decenas de coches de lujo y sus relojes de un millón de dólares cada uno. Pensaba que “no se puede ser espiritual y tener tanta riqueza mundana”. Sin embargo, hace poco una persona que conoce más de cerca la vida de Osho me hizo reflexionar al respecto.

Para Osho todas esas posesiones no significaban lo mismo que para aquellas personas que lo juzgaban. Cuando se le cuestionaba por todas sus riquezas materiales él simplemente contestaba que si el día de mañana no las tuviera seguiría siendo el mismo. Se dice que lo que poseemos nos posee, sin embargo, todo depende del valor que le demos a las cosas. En tu caso: ¿tú posees a las cosas, o las cosas te poseen a ti?

Lo anterior me llevó a reflexionar y llegar a la conclusión de que alguien con riqueza material no necesariamente tiene que estar enganchad@ a las cosas materiales; por el contrario, puede haber personas con pocos bienes materiales que se encuentran poseídos por éstos. Imagínate estar toda una vida trabajando solo para comprar y consumir, en vez de disfrutar la propia vida… En este caso se estaría poseída o poseído.

¿Disfrutamos a través de lo material? Sí, por supuesto, pero ese disfrute no hay que confundirlo con la felicidad; además llevado al extremo se convierte en un vacío que hay que volver a llenar, y al final es como la pescadilla que se muerde la cola.

En conclusión, lo importante es que lo material no te posea; lo importante es darle el valor adecuado a cada cosa. Por lo tanto, si de verdad eres una persona espiritual no permitirás que las cosas te posean.


3. ¿Cuál es el mensaje clave de <<El Código del Dinero>>?

Hay muchos mensajes que son clave. Uno de ellos es que Samsó diferencia muy bien entre trabajar y crear un sistema que nos permita obtener la libertad financiera para luego conseguir la libertad de elegir qué hacer con nuestro tiempo. En el primero de los casos trabajamos para alguien más; en el segundo nuestro bien más valioso, el tiempo, lo invertimos en nosotras mismas, creando un sistema que a la larga trabajará para nosotras. Además, no se trata de perseguir el dinero, sino de hacer lo que más te apasiona con disciplina y perseverancia siendo el dinero una consecuencia de todo ello.

“El secreto para conseguir dinero no es perseguir el dinero”.

Raimon Samso

Para eso Samsó nos anima a elegir una ocupación que proporcione sentido y significado a nuestras vidas. Pero eso no es todo: para conseguir la libertad financiera hay que desarrollar ciertas cualidades como “coraje, creatividad, paciencia, imaginación, pasión, disciplina, esfuerzo, persistencia, confianza, voluntad de servicio y muchas otras cualidades que no todo el mundo está dispuesto a desarrollar”. Pregúntate ¿Cuáles de todas estas cualidades posees?; ¿cuáles necesitas desarrollar?

Se trata, entonces, de ya no vender nuestro tiempo a empleador@s, sino de crear un sistema de ingresos múltiples con base en nuestros dones y talentos que esté compuesto por ingresos lineales y pasivos que abarquen la venta cruzada (servicios + productos), para luego sistematizarlo y automatizarlo con el fin de que dicho sistema trabaje para ti.

Cuando logres conseguir todo eso la manera de seguir avanzando es mejorar lo que ofreces y llegar cada vez a más personas. Recuerda: “los buenos emprendedores no terminan nunca de mejorar sus habilidades” ni su negocio. Pero claro, no podemos crear todo esto sin antes –o a la par– trabajar con nuestras creencias y transformarlas. Esto es así porque los problemas del dinero no se resuelven con dinero, sino con un cambio de mentalidad, como ya había mencionado.

Por cierto, el dinero no es bueno ni malo: a nivel materia es energía, y a nivel conceptual es una ficción, la ficción en la que todos los seres humanos creemos. Tal y como apuntó Yuval Noah Harari en su famosa charla TED, no todas las personas creen en los derechos humanos, pero todas las personas sí creen en el dinero.


4. La delgada línea entre exigir responsabilidad al Estado y hacernos responsables de nuestro patrimonio.

Es cierto que –con la implementación de las políticas neoliberales, aunado a las continuas crisis– el Estado de Bienestar es cada vez más un fantasma del pasado. Claro que el Estado tiene la obligación de garantizar nuestros derechos económicos, sociales y culturales; sin embargo, vemos que con el paso de los años las principales preocupaciones de los Estados son otras, como, por ejemplo, salir de la deuda que han contraído con las entidades bancarias desde la crisis del 2008. Por ello, es importante –a la par de exigir los llamados derechos DESC– hacernos también responsables de nuestro sustento económico.

Al respecto, Samsó es de la idea de ya no esperar nada del Estado, y apostar todo por mejorar nuestra mentalidad y por ende nuestra capacidad financiera.

“La solución a nuestros problemas económicos no provendrá del Estado, demasiado ocupado para salvar a sus clientes, sino de nuestro coeficiente de inteligencia financiera”.

Yo soy de la idea de hacer ambas cosas a la vez, pues todas y todos tenemos derecho a exigir derechos.


5. Conclusión

Este libro es un must que te ayudará a mejorar tu mentalidad financiera de manera consciente, y a ir adquiriendo las claves para emprender y crear un sistema de ingresos múltiples. Este libro es para aquellas personas que son expertas en gastar, pero inexpertas en ingresar dinero.

En todo momento Samsó te anima a que te conviertas en un emprendedor, dueño de tu vida y de tu tiempo, pues eso –además de ser algo más importante que el dinero– es una causa de felicidad, de prosperidad y de abundancia. También nos recuerda constantemente que “un lugar de trabajo no es propiedad del empleado y que un sueldo no puede hacer libre ni rico a nadie. Esto es así porque cuando estamos sujetas a un sueldo nuestros ingresos tienen un límite en función de las horas trabajadas, y como sabemos, nuestros cuerpos se cansan y tienen que regenerarse hasta la siguiente jornada laboral.

“Cuando alguien se emplea, está alquilando su intelecto por un sueldo; en cambio, un emprendedor pone su mente a trabajar para él, pues considera que es su <<¡caja de cualidades!>>. Y los emprendedores no se permiten el lujo de alquilarla a otros, ¡la necesitan para ellos!”

Raimon Samsó.

Y ya lo sabes, si quieres seguir los consejos de Samsó empieza por cambiar tu mentalidad; al mismo tiempo traza un mapa de ruta que te acerque a tus objetivos y conforme avances desarrolla las habilidades que te impulsarán a que saques lo mejor de ti.

Crea una estrategia que te haga volver a tomar las riendas de tu vida financiera de manera consciente. <<El código del dinero>>, tal y como dice Samsó, constituye “una brújula de papel para las personas que han perdido su norte financiero” y que tienen creencias que les limitan. Aprovecha toda esta información que te ofrece el libro y ponla en práctica.

No está de más mencionar que el significado que Raimon otorga al dinero es sin duda liberador, pues estamos acostumbradas a pensar que el dinero es malo, incluso muchas veces lo asociamos con la codicia; pero el dinero solo es un medio para hacer las cosas que más disfrutamos hacer, un medio que nos permite crecer.

Por supuesto, lo ideal sería vivir en una sociedad en la que no se necesite el dinero. Pero mientras llegamos a esa sociedad utópica pregúntate: ¿a qué destinas tu dinero? ¿Lo gastas todo en cosas materiales? ¿Podrías destinar parte de tu dinero a crear “un proyecto memorable que te haga sonreír”? ¿Y qué me dices de aportar parte de tu dinero a alguna causa benéfica? Recuerda que el dinero también puede ser un arma de doble filo, todo depende de la intención y la dirección que le des.

Te animo a que te sigas educando de manera consciente en temas relacionados con el dinero, ya que es un elemento clave en nuestras vidas que –gestionado de manera adecuada– podría ayudarte a sembrar semillas conscientes.